Menu

Las cookies nos permiten ofrecer nuestra información.

Al utilizar nuestros servicios, acepta usted el uso que hacemos de las cookies

Acepto

  • ≡:

    Adolfo Cid de la Paz, Director General de CIDEPA

“El motor reductor de velocidad es como el aire, está en todas partes”

“El motor reductor de velocidad es como el aire, está en todas partes”
Cidepa-Sincron es una empresa especializada en la fabricación de motores reductores de velocidad para la industria en general. En 1942 Antonio Cid de la Paz comenzó su andadura en un pequeño taller de apenas 150 metros en Alcalá de Guadaíra. Hoy en día esta empresa familiar está gestionada por la tercera generación y cuentan con presencia en Europa y Sudamérica, en países como Chile y Perú. Entrevistamos a Adolfo Cid de la Paz, Director General y nieto del fundador

-Cidepa nace en Alcalá de Guadaíra hace más de 70 años, ¿Cómo fue ese principio? ¿Cómo surgió la idea de su abuelo?

El mundo del reductor viene del mundo de la automoción, es la típica caja de cambios. Hace 80 años en España en cuestión de mecánica había dos averías, o la caja de cambios o la transmisión, el resto de averías se solucionaban soldando. Pero, si se rompía un engranaje de la caja de cambios... ¿cómo se arreglaba? Porque aquí no había recambios. Así fue como mi abuelo empezó a dedicarse a fabricar engranajes, para reparar coches.

A partir de ahí fue cuando se empezaron a mecanizar y modernizar dos sectores, el de la aceituna de mesa y el del mantecado. Los primeros reductores se montaron en almacenes y fábricas de estos dos productos en los años 30-40. Antes no existía el concepto de motor reductor. Y así fue como empieza esto...

-En estos 70 años no ha dejado de ser una empresa familiar...

Así, es. Esto lo empezó mi abuelo, y ahora lo tenemos los nietos.

-¿Cuál es la clave del éxito para mantener una compañía tantos años, y siempre en manos de la familia?

Que nunca fue un gran negocio. Una empresa familiar para que se mantenga en el tiempo no puede ser un gran negocio, porque si no se pierde. El principal problema de una empresa familiar es que muera de éxito. Es decir, si tú hoy le preguntas a cualquiera de la familia qué va a hacer mañana, lo único que tiene claro es que se va a levantar a las siete de la mañana y va estar trabajando hasta que le den las nueve de la noche. A ninguno se le ocurre decir “mañana me voy a jugar al golf”. El secreto es que nunca llegue a ser un negocio, sino que siempre sea un trabajo con un sueldo.

Esta compañía no te permite vivir del negocio, lo que te permite es trabajar en el negocio. Siempre hemos antepuesto la empresa a cualquier cosa, de hecho ante comprar otra máquina o comprarnos un barco, siempre hemos comprado otra máquina. La clave es que tu negocio nunca te de dinero sin venir a trabajar.

-Son cinco hermanos, ¿todos trabajan en la empresa?

Nosotros siempre hemos tenido la política de tirar de nuestra familia cuando hace falta personal. Somos cinco hermanos pero tenemos mucha diferencia de edad entonces hay muchos perfiles. Además, siempre intentamos hacer los procesos en casa, externalizamos lo menos posible. Así siempre tenemos la posibilidad de ir abriendo unidades de negocio, de la que se van encargando distintos familiares, por lo que somos muchos pero cada uno tiene su cuenta de resultados.

-¿Cómo ha sido el proceso de crecimiento a lo largo de estos años?

A base de adquisiciones, nosotros hemos crecido comprando al vecino que se moría. En el año 2006-2007 hubo un momento en España en el que todo el mundo se convirtió en promotor, constructor... hacer pisos, naves... Cuando nosotros vimos que teníamos que crecer sólo había dos opciones: por crecimiento orgánico no era posible un crecimiento a la velocidad que nos pedían nuestros clientes, o empezar a comprar otras empresas.

En esa época había en España habría como 8 o 9 fabricantes de reductores, y empezamos a seleccionar y adquirir. Y así hemos ido creciendo.

-De hecho actualmente son los únicos fabricantes en España, ¿le parece positivo o negativo para el mercado?

Hombre eso no es bueno. Cuando te dedicas a cualquier producto que no esté dentro de un clúster de empresas es más complicado. El problema es que el vínculo producto-país cada día es más claro a nivel mundial. Si un país no fabrica un producto, es muy complicado que un fabricante de ese producto en ese país tenga repercusión mediática o internacional. Por poner un ejemplo: si a un fabricante sueco le da por vender naranjas, probablemente le vaya mal, porque nadie asocia naranjas suecas en el mercado.

-¿Cuál es su máxima competencia?

Los principales son los italianos y los alemanes.

-¿Y su ventaja competitiva?

El servicio. Nosotros vendemos porque nuestro producto llega antes. Teníamos que buscar un objetivo de cumplimiento que fuera claro, rápido e internacional. ¿Qué característica le podemos dar al producto, que valga a todos los países y nos pueda diferenciar de otros fabricantes? Pues ya que el producto realmente es estándar y no tiene gran variación, nosotros no vamos a ser el más barato, ni el mejor, pero sí el más rápido; el producto que llega antes es el mío. Y esa característica de servicio es muy exportable a otros países.

-En cuanto al producto, el motor reductor de velocidad, hay mucha gente que no sabe lo que es, ¿podría explicar en qué consiste y para qué se utiliza?

Se utiliza en todo lo que veas que se mueve, desde la puerta de garaje, el ascensor, la cinta transportadora del aeropuerto, el toldo que sube y baja... Es un producto muy cotidiano que se utiliza en cualquier sector. Luego están los motores reductores específicos, concretos para cada utilidad. Cidepa se basa en el producto industrial, en motores reductores de gran nivel de potencia.

En cuanto a lo que es exactamente, son engranajes, que van unidos en una cadena reduciendo la velocidad de otros engranajes. Es como los piñones de las bicicletas.

-¿Cuáles son sus clientes?

Nosotros trabajamos con tres líneas de negocio. La distribución, que se dedican a comprar para vender, de los que tenemos desde los más pequeños en pueblos de la provincia, hasta grandes cadenas que cotizan en la bolsa de Londres. El mantenimiento, que son empresas grandes como Migasa, Persán , Mercadona o Repsol, que tienen un volumen muy importante de este producto y requiere un mantenimiento. Y también tenemos al fabricante de maquinaria, donde trabajamos con el más pequeño que hace 7 máquinas de churros al año, hasta el que nos programa 100 máquinas de churros mensuales.

-¿Cuál es el punto fuerte de Cidepa?

Nosotros no tenemos punto fuerte, tenemos muchos puntos regulares. Si tienes un punto fuerte es muy fácil de detectar y eliminar. Esto es supervivencia, la competencia más pequeña con la que nos enfrentamos es diez veces más grande que nosotros. Por eso debemos tener muchos puntos buenos: el producto, la estructura de costes, el consejo de administración, la mentalidad de reinversión, la logística interna de fábrica, la atención al público y la preventa... sumas muchos puntos buenos, pero en ninguno eres excelente; por lo que al final sales ganando.

Nuestra filosofía no es potenciar los aspectos en los que somos buenos, sino reforzar aquellos que nos cuestan más trabajo.

-En cuanto a avances y modernización, ¿en qué punto se encuentra ahora mismo la empresa?

Creo que estamos en un punto importante, por el producto. Estamos intentando llegar a acuerdos con fabricantes extranjeros, de forma que vendamos nuestro conocimiento y ellos puedan seguir fabricando.

Nosotros tenemos claro que no podemos fabricar volumen, y menos a nivel nacional. De forma que vamos a quedar como fabricantes de especialidades, vamos a ir cubriendo vacíos de inventario por velocidad de entrega... pero necesitamos fabricantes más potentes de forma que lleguemos a algo más de la subcontratación, en un proceso de integración y mejora pero sin fusionarnos.

-Mirando al futuro, ¿cuál es el siguiente paso?

El futuro de un fabricante español, de cualquier producto, es Sudamérica. Hace dos años montamos una filial en Chile, y trabajamos desde allí Chile y Perú. Queremos este año o el próximo, el 2017, trabajar el mercado brasileño.

Y también tenemos mucha influencia en la zona del Magreb, donde estamos muy contentos. Esa es nuestra siguiente aventura.

Además estamos trabajando en fabricar producto adaptado a las medidas que se consumen en el mercado europeo, para poder abastecer a las tiendas que tenemos en Europa.

volver arriba
El Mercadillo            ≡ 

mercadillo

Servicios de interes       ≡ 

citamedicosas

citapreviadnie

citapreviasaeinternet

Servicios de interes       ≡ 

farmacias de guardia

callejero

horariosautobuses